Realidad Virtual con HTC Vive – Los juegos

por | 16 mayo, 2016

Vayamos al lío, a la mandanga,  a la madre del cordero. Porque yo he venido aquí a hablar de mi libro (grande Paco Umbral). Los videojuegos.

  • He visto como un juego de plataformas cambia cuando tú ves al personaje levitando desde arriba como un fantasma, y la impresión que me llevé cuando al caer el personaje al abismo caí yo con él me hizo soltar un “OOOOoooooh”.
  • He podido ver como un simulador de aviones mejora millones de veces cuando estás en la cabina con cientos de botones que parece puedes tocar y asomas la cabeza al exterior hacia abajo y ves lo lejos que está el suelo (ha sido la primera vez que no he sentido ganas de que estrellar el avión sea lo primero que quiera hacer en un simulador).
  • He visto como un juego de puzzles cambia cuando guías al personaje que debes acompañar, tocando tú unos conmutadores mientras él toca otros.
  • He podido reír con tres desconocidos en el Minigolf cuando uno de ellos hacía una reverencia al meter la bola tras más de 30 intentos mientras los demás aplaudíamos.
  • He sentido miedo, miedo para intentar poner un juego de miedo 3 veces y quitarlo a los pocos segundos y no ser capaz de jugarlo hasta que ha habido otra persona acompañándome y he podido quitar hierro con chascarrillos.
  • He sentido tensión al ver como zombies se me acercaban, sin llegar al pánico de alguna, y satisfacción al volarles la cabeza de un balazo; e incluso curiosidad cuando en esa misma demo aparece un monstruo como 2 plantas de grande que llega a estar encima tuya.
  • He empezado a jugar una aventura al más puro estilo Los Goonies, resolviendo enigmas, interpretando mapas con una mano mientras lo ilumino con la linterna que llevo en la otra y por no hablar del inventario, que resulta ser una mochila que te pones y te quitas.
  • He sudado disparando un arco contra cubos que aparecen y me devuelven el disparo que tengo que esquivar.
  • He jugado a una especie de frontón contra una máquina con tintes de Tron.
  • He movido los brazos intentando parar bolas de colores al ritmo de la música (tengo que decir que en honor a Kaetano, que es el que lleva años haciendo seguimiento de la RV y que espero pueda disfrutar pronto, la primera canción que puse fue de Daft Punk porque a él también le gustan).
  • He viajado al océano del Jurásico dentro de una bola y pasando cerca de un Liopleurodon que devoraba tortugas gigantes.
  • He navegado a través del espacio en un meteorito mientras pasaban a mi alrededor otros meteoritos y cuerpos celestes.

Todo con una mezcla de sensaciones que hacen que merezca la pena cada euro que he invertido (a excepción de que se mueva una estación base por no estar bien apretada y que en consecuencia se incline todo el espacio en el que estás como en un barco que se hunde y que haga que te marees).

Y sin embargo, hay más que juegos con la RV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *